Costumbre y tradiciones.

Estudios que investigaron la dinámica organizativa productiva en el cantón Quijos, aunque realizados hace varios años permiten aún comprender la realidad parroquial, resaltando cuatro problemas que inciden en la debilidad organizativa que se resumen a continuación:

1)el origen de las organizaciones es de influencia externa y no por necesidad propia, es decir, se forman organizaciones para acceder a bienes, servicios o cualquier tipo de recursos de instituciones públicas y privadas;

2) se caracterizan por un accionar caótico, es decir, realizan varias actividades sin concluirlas, peor aún consolidarlas pues carecen de objetivos de mediano y largo plazo que orienten su camino y los proyecte como colectivo

3) tienen escasa representatividad a nivel local, regional y nacional, en la práctica no se constituyen en instancias reales de defensa de los intereses de los productores, no han logrado establecer alianzas entre las diversas organizaciones de base y otras organizaciones estratégicas con el fin de levantar propuestas comunes;

4) débil liderazgo que se expresa en algunos aspectos como las limitadas capacidades de la mayoría de sus miembros (técnico organizativas, técnico productivas, político organizativo) y en la dependencia de un contado número de “líderes” sociales, muchos de ellos no cuentan con la confianza de la población local.

La información levantada en campo determina que 93% de la población se autodefine mestizo, mientras que 4% se autodefine indígena de la nacionalidad kichwa amazónico.

En general, la población indígena proviene de las regiones bajas de la Amazonía principalmente de los cantones Tena, Achidona y Arajuno con el objetivo de conseguir trabajo como jornaleros en fincas o en empresas hidroeléctricas.

El siguiente cuadro y gráfico presenta la autoidentificación étnica de la población parroquial:

El siguiente cuadro describe las organizaciones y su relación con el GAD parroquial:

Identidad

En la búsqueda de elementos de identidad y sobre la base de las entrevistas se recogieron los elementos más reiterativos que los pobladores reconocen como sus valores más importantes: el trabajo y a la amabilidad de la población.

Sin embargo, existen varias problemáticas en el convivir diario, que principalmente se relacionan a dificultades en la comunicación, encontrando tergiversaciones en los mensajes finales que llegan a la población.

En este sentido es importante fortalecer el tejido social en función de estos valores reconocidos por la población, mismo que se ha desarrollado ya en varias en generaciones compartiendo recursos y construyendo un territorio.

También las entrevistas realizadas indagaron sobre el significado que tiene Cuyuja para sus pobladores, encontrando un nivel de apropiación con el territorio y de deseo de mantenerse en la zona por la tranquilidad y seguridad existente. Estos elementos, en su mayoría intangibles, deben servir para generar mayor valor del territorio en sus pobladores.